lunes, 12 de octubre de 2015

EL VALOR DE LA ENTREVISTA DE TRABAJO
Por Ana María Diz Couto


La entrevista de trabajo es la técnica más usada en un proceso de selección de personal a la hora de conseguir un empleo. Es fruto normalmente de una fase previa, que  comienza con el currículo  o carta de presentación; esta fase previa tiene como objetivo el llegar a la entrevista.
Antes de acudir a una entrevista de trabajo es muy recomendable que te prepares bien. Siempre hay que transmitir una sensación de seguridad y de confianza  y, para ello, lo mejor es mantener la situación bajo control, estando seguro de lo que se hace.


CINCO CLAVES PARA EL ÉXITO DE UNA ENTREVISTA:

1.     Infórmate: Lo primero y fundamental, siempre, es conocer la empresa y la oferta laboral detalladamente. Recuerda todo lo que debes saber sobre la compañía antes de la entrevista. ¿Es un puesto muy específico o con varias funciones? ¿Una empresa grande o pequeña? ¿Cuáles son sus principales objetivos? ¿Qué es lo que busca en su personal?

2.     Descubre: Utiliza toda esta información para descubrir cómo debe ser el candidato ideal para este puesto y empresa. Reflexiona sobre las fortalezas necesarias para el papel que deberás desempeñar en la compañía y para la filosofía y cultura a las que deberás ajustarte.

3.     Relaciona: Ahora que conoces detalladamente el perfil buscado, piensa en qué se parece a ti y relaciona tus fortalezas con las necesarias para el puesto. Mientras más te acerques a ese candidato ideal, más posibilidades habrá de que seas el indicado. Sin embargo, no busques forzar las similitudes. ¡Encuentra los puntos en común!

4.     Construye tu historiaEl modo más efectivo para demostrar que posees las fortalezas necesarias para el puesto es a través de ejemplos, experiencias y anécdotas. Piensa en qué momentos y situaciones has demostrado esas habilidades o conocimientos para compartir tu historia.

5.     Relata: Haz valer todas las herramientas de tu lenguaje corporal para dar énfasis y mostrarte seguro de ti mismo. Para transmitir adecuadamente esta información es importante que recuerdes todos nuestros consejos sobre cómo compartir tu historia profesional.

Después de estos cinco pasos, no sólo descubrirás si este puesto es adecuado para ti, sino que, de ser así, tendrás la confianza suficiente para expresarte y hablar de tus fortalezas sin temor a equivocarte. ¡Aprovecha todos los recursos a tu alcance y demuestra que eres ese candidato ideal!
La pregunta sobre tus fortalezas es una de las más predecibles en una entrevista laboral, seguramente tú ya has analizado cuáles son tus fortalezas y debilidades y quizás te hayas detenido también a descubrir qué es aquello que despierta tu verdadera pasión. Ahora es momento de prepararnos para responder adecuadamente a esa pregunta en una entrevista concreta.

Posiblemente ya sepas qué es un DAFO. Es una herramienta para determinar las Debilidades, Amenazas, Fortalezas y Oportunidades que puede tener un negocio o empresa. También sabes que, en el mundo de los negocios, se utiliza para diagnosticar una situación y compararla con la competencia. Lo que igual no sabes es que esta misma técnica del marketing se puede aplicar a nuestro proceso de búsqueda de trabajo. Si hacemos un DAFO, analizaremos nuestras debilidades y fortalezas y estableceremos qué amenazas y oportunidades podemos encontrar en nuestro camino. Nos conoceremos mucho mejor y también sabremos cómo definir nuestra hoja de ruta para encontrar nuevo trabajo.
DebilidadesAquí tendremos que establecer cuáles son nuestras debilidades como profesionales. Para establecerlas debemos conocernos bien y ser honestos con nosotros mismos. Una debilidad puede ser, por ejemplo, no tener vehículo propio para desplazarnos o no saber expresarse correctamente en inglés. Como son debilidades, uno de nuestros principales objetivos deberá ser trabajar para superarlas, en la medida que podamos, o intentar potenciar aquellas fortalezas que puedan hacer que nuestras debilidades sean menos importantes en un proceso de selección.

AmenazasSon los factores externos que pueden suponernos un problema. Por ejemplo, la baja demanda de perfiles profesionales como el tuyo o el exceso de candidatos. Debemos evitarlas. ¿Cómo? Por ejemplo, si tu perfil profesional es poco demandado, fórmate en algo nuevo. O si hay un exceso de candidatos, especialízate en algún aspecto que no esté tan explotado.

FortalezasSon lo positivo de nuestro perfil y nuestras habilidades. Debemos tenerlas presentes y potenciarlas. ¿Eres creativo, tienes una gran capacidad de resolución de conflictos o eres una persona muy planificada? No lo digas, demuéstralo. Si eres creativo, no te limites a presentar un currículo en un papel en blanco y, si eres capaz de resolver conflictos de forma eficaz, destácalo de alguna manera.

Oportunidades. Como las amenazas, son factores externos. Pero en este caso son positivos. Debemos identificarlas y aprovecharlas al máximo. Si detectas, por ejemplo, que una empresa va a necesitar un profesional que hable chino, adelántate.  Apréndelo y hazlo saber.

La mejor manera de hacer un DAFO es de forma esquemática. Eso no quiere decir que detrás de cada punto no haya un proceso de reflexión intenso y una investigación profunda del mercado y de tu competencia. Dedica un tiempo a hacerlo y sé completamente honesto. Con ese documento en mano, toma las decisiones necesarias para minimizar las debilidades y amenazas y potenciar las fortalezas y oportunidades.

TIPOS DE ENTREVISTAS



1] En función de números de participantes:

Entrevista individual: Es la más habitual de todas. Se lleva a cabo entre la persona que busca el empleo y un representante de la empresa que ofrece el puesto, normalmente un miembro del departamento de recursos humanos.
No existe un patrón ni un modelo a seguir. El orden y los temas que se aborden dependen únicamente de la voluntad del entrevistador
Entrevista en panel: Este tipo de entrevista de trabajo es bastante similar a la entrevista individual. Sin embargo, en este caso intervienen varios entrevistadores, en lugar de sólo uno. Normalmente forman parte del departamento de Recursos Humanos de la empresa.
No existe un orden preestablecido ni unas temáticas determinadas, éstas dependen íntegramente de los entrevistadores. Se puede alcanzar una gran profundidad en el diálogo, siempre que se supere la más que probable intimidación inicial que supone enfrentarse a varios entrevistadores a la vez.
Entrevista de grupo: Es muy similar a la entrevista de panel, aunque en este caso el aspirante es entrevistado sucesivamente por diferentes personas que pertenecen a distintas áreas. En este tipo de entrevista es bastante frecuente que haya un psicólogo de empresa.
Cada entrevistador evaluará al candidato según sus propios criterios y, una vez concluidas las entrevistas, se unificarán criterios y se tomará una decisión en común sobre la idoneidad del candidato.


2] Según el procedimiento  de la entrevista  distinguimos:

Entrevista estructurada: Es la más estática y rígida de todas, ya que se basa en una serie de preguntas predeterminadas e invariables que deben responder todos los aspirantes a un determinado puesto.
Esto facilita enormemente la unificación de criterios y la valoración del candidato, pero no permite que el entrevistador ahonde en las cuestiones más interesantes. Es recomendable para aquellas empresas que necesitan cubrir muchos puestos de trabajo y no pueden invertir demasiado tiempo en el proceso de selección.
Entrevista no estructurada o libre: Es aquella en la que se trabaja con preguntas abiertas, sin un orden preestablecido, adquiriendo características de conversación. Esta técnica consiste en realizar preguntas de acuerdo a las respuestas que vayan surgiendo durante la entrevista.
El entrevistador solo tiene una idea aproximada de lo que se va a preguntar y va improvisando las cuestiones dependiendo del tipo y las características de las respuestas. Además, el énfasis se pone más en el análisis de las impresiones que en el de los hechos.
El principal inconveniente de este tipo de entrevista de trabajo es que, al no tener un listado de temas y cuestiones, se puede pasar por alto áreas de aptitud, conocimiento o experiencia del solicitante, obviando preguntas importantes del tema a tratar. Cuando esto ocurre la empresa no resulta beneficiada, porque se pierde información que puede ser de interés. Además, no hay posibilidad de revisar la exactitud de las conclusiones del entrevistador.
Entrevista mixta: El entrevistador despliega una estrategia mixta, alternando preguntas estructuradas y con preguntas espontáneas. permite comparar entre los diferentes candidatos, la parte libre permite profundizar en las características especificas del candidato. Por ello, permite una mayor libertad y flexibilidad en la obtención de información.
Entrevista de provocación de tensión: Se emplean modos y actitudes que tienen como objetivo provocar tensión en el candidato.
Se utiliza fundamentalmente en las entrevistas para cubrir aquellos puestos que deben desempeñarse en condiciones de gran tensión. En estos casos, el entrevistador necesita saber cómo reacciona el solicitante al elemento presión. Personas con poco control emocional suelen perder el control por lo que se pueden detectar los engaños preguntando minuciosamente al candidato.
Métodos de inducir situaciones de tensión:
Criticar las opiniones del aspirante acerca de algunos temas
Interrumpir al entrevistado
Guardar silencio durante un largo periodo de tiempo después de que el candidato haya acabado de hablar

Normalmente, no se debe usar al comienzo de la entrevista porque este proceder imposibilita la comparación entre el comportamiento normal del candidato y el que se produce bajo tensión. Tampoco debe usarse al final de la entrevista porque es recomendable dar al candidato la oportunidad de recobrarse de la tensión antes de su terminación.
No existe ningún método que a priori genere tensión en todos los candidatos. Uno puede dejar frío y relajado a un tipo de persona, mientras que usando otro se le puede causar una respuesta emocional.


La entrevista es el último paso en el proceso de búsqueda de trabajo, y por ello, el más importante.

La entrevista de trabajo

Factores de éxito en la entrevista de trabajo


Manifiesto mi agradecimiento a los miembros del blog Orienta en rede por permitirme participar en su espacio con esta aportación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada